Pues efectivamente sí, desde hace un tiempo se ha constatado la aparición de una nueva enfermedad que es “la adicción a correr”, con más de 70 diagnosticados sólo en España y con cifras creciendo casi a la misma velócidad que las llamadas carreras populares.

Correr tiene beneficios a nivel cardiovascular, reduce niveles de estrés así como el riesgo de sufrir enfermedades, por lo tanto iría en la línea de las recomendaciones de práctica de actividad física de manera regular para producir beneficios físicos, psicológicos y fisiológicos para nuestro bienestar.

Si bien es cierto, todo hábito llevado al extremo tiende a ser perjudicial, en este caso, la persona afectada por esta tendencia lleva a anteponer salir a correr por encima del resto de cosas que forman su vida (trabajo, pareja, amigos…), estando todo su tiempo libre destinado a saciar las ansias por un hobbie al que tiene dedicada su vida.

Ni siquiera el malestar o la fatiga son capaces de combatir el sentimiento de culpabilidad que le produce no salir a correr.

Esta afectación hay que señalar, que no tiene que confundirse con el sobreentrenamiento, porque puede haberse dado una planificación poco acertada en la puesta a punto para una carrera y llegar más cargado de cara a la competición al no haber periodos de descanso que permitan la adaptación a procesos catabólicos, pero sin embargo un adicto al running tiene problemas más serios a nivel psicológico que pueden conllevar tratamiento (tendencias irracionales, problemas de autoestima…)

Debemos tener cuidado, porque llega un punto de inflexión en el que las prácticas positivas de ejercicio físico, se pueden tornar obsesivas y perjudiciales a medio largo plazo.

Es por ello que ponerse en manos de un profesional de la salud y el ejercicio físico es siempre un acierto, desde Fortenfit os invitamos a consultar información para programar vuestra preparación física orientada al running de una forma personalizada a vuestras características y buscando vuestra salud e incremento de condición física.